EEUU- Mujer latina encerraba migrantes en su sótano y los explotaba

Una mujer de orígen Guatemalteco de 50 años de edad, identificada como Concepción Malinek vivía en Cicero, en las afueras de Chicago, introducía de forma ilegal centroamericanos en Estados Unidos a cambio de un precio muy alto, y una vez que los latinos migrantes llegaban al país norteamericano, ella los obligaba a trabajar en condiciones de explotación hasta que pagaran su deuda.

Concepción fue declarada culpable el año pasado por el delito de tráfico laboral, el lunes recibió la condena de 6 años y medio de prisión. Además, el juez de distrito Edmond E. Chang obligó a la mujer a indemnizar a las víctimas con 112,545 dólares.

También puede interesarle: Nayib dona medicamentos a Costa Rica «Ellos hubieran hecho lo mismo por nosotros»

Durante 10 años, entre 2009 y 2019 concepción logró introducir a más de 30 guatemaltecos indocumentados en el país, luego los amenazaba con regresarlos a su país y separarlos de sus seres queridos si no seguían trabajando para pagar su deuda.

El FBI intervino

Hace dos años, el FBI encontró a 19 adultos y 14 niños en el sótano de Concepción Malinek. Ella tenía un libro de contabilidad con las deudas pendientes que le debían los que vivían en la casa. Los federales además hallaron tarjetas de residencia permanente y segudidad social fraudulentas para una víctima y su hija de 15 años.

«Concepción controlaba todos los movimientos de sus víctimas. Conocía su paradero en todo momento, la cantidad exacta de cada cheque que les robaba, y qué palancas empujar y tirar para manterlos a todos a raya», dijo el fiscal Christopher V. Parente en el memorando de sentencia del Gobierno.

También puede interesarle: Filtran supuesta «Cifra real de muertes por Covid-19 en El Salvador»

«Ella sabía que sus víctimas le tenían más miedo a la deportación y a ser separados de sus seres queridos que a los abusos y acciones de explotación que les imponía», agregó.

La mujer, con lágrimas en los ojos le dijo al juez que se metió en problemas por «consentir a la gente», que le pedía un favor y que por ayudar a demasiados inmigrantes a tratar de encontrar una mejor vida en EE.UU.

No tenían permitido salir del sótano

Un hombre cuya identidad fue protegida, dijo hace dos años que tenía una deuda con Concepción de 18 mil dólares por permitirle usar su nombre y residencia en sus documentos de inmigración, según la demanda.

«La víctima dijo que a nadie se le permitía salir del sótano de la residencia y subir las escaleras», a menos que llamaran a Concepción Malinek para pedir permiso, según el informe de la demanda.

Un hombre dijo que le debían a Malinek 30,000 dólares por traer a su esposa y a sus dos hijas al país. «Ustedes son pobres y yo tengo todo el dinero», les decía según el testimonio.

Comentarios